Món Sant Benet hace hincapié este verano en la relación entre el pintor modernista Ramon Casas y su musa Júlia Peraire

08-07-2016
La actividad, que incluye una visita nocturna al monasterio de Sant Benet y una cena al aire libre, sumergirá al visitante en las vivencias, confidencias y sentimientos creados durante décadas entre la pareja. La visita especial 'Ramon Casas y la mirada de Júlia' que se llevará a cabo desde el 15 de julio hasta el 9 de septiembre, dos días a la semana, forma parte de las actividades del Año Ramon Casas con motivo del 150 aniversario de su nacimiento.

El imaginario emocional de Ramon Casas con los sentimientos, vivencias y secretos compartidos con su esposa, Júlia Peraire, durante los veranos pasados ​​en el monasterio de Sant Benet son el eje de la visita especial 'Ramon Casas y la mirada de Júlia'. La visita es el eje central de los 'Atardeceres en Món Sant Benet', una actividad cultural renovada para las noches de verano, con una cena al aire libre y la visita guiada al monasterio y su entorno, que forma parte de la programación del Any Casas, al que Món Sant Benet se ha adherido a través de la Fundación Catalunya-La Pedrera.

La actividad comenzará el viernes 15 de julio y se llevará a cabo dos veces por semana: miércoles y viernes, durante este mes de julio, y loa jueves y viernes en agosto y hasta el 9 de septiembre.

Las características de la nueva propuesta
Los 'Atardeceres en Món Sant Benet' comenzarán a las 8 y media de la noche, con la cena al aire libre que este año propone un recorrido por la cocina que el chef del Bages Ignasi Domènech popularizó a principios del siglo XX.

A las 10 de la noche se iniciará la visita 'Ramon Casas y la mirada de Júlia' por el conjunto de espacios ambientados para traer el pasado al presente, a través de las videoinstalaciones y audios que abrirán la puerta a los momentos más intensos vividos por el artista y su musa, amante y esposa, Júlia Peraire.

El relato de la visita sitúa los dos protagonistas en el contexto que vivían y nos cuenta como dos personas procedentes de mundos diferentes se encuentran, un día, en una mirada: la de Júlia Peraire. Desde ese momento, la joven vendedora de lotería se convierte en la fuente de inspiración del artista, que la retratará en infinidad de ocasiones, muchas de ellas en Sant Benet.

La visita da un protagonismo relevante a Ramon Casas incorporando su testimonio en la historia, por un lado, y un espacio nuevo del Monasterio -al pie de las escaleras del Palacio del Abad- donde se glosa la juventud de un bohemio Ramon Casas que se forma y busca su camino artístico.

Conocidos los elementos que nos ayudan a definir la dimensión del artista excepcional en que se covertirá, comienza el relato de la historia de amor que transforma la mirada del pintor, con un recorrido por las obras que tienen a su musa, y aún amante, como protagonista.

Casi al final del recorrido, el claustro del monasterio vuelve a convertirse en el espacio donde se concentran los colores, los olores y los sonidos que evocan los recuerdos acumulados durante los largos veraneos en Sant Benet. La visita finaliza con una copa de cava en la entrada del monasterio.

Más información y reservas:
http://monstbenet.com/es/visitas/ramon-casas-y-la-mirada-de-julia

Ambientación de la sala donde comienza la nueva visita especial de verano.
La visita recorre espacios tan emblemáticos como el claustro del monasterio de Sant Benet.
Una de las populares imágenes de Júlia Peraire en su papel de musa del pintor Ramon Casas.