Món Sant Benet revive el pasado gastronómico del monasterio en la visita de verano

19-07-2017
Los "Capvespres a Món Sant Benet", que se alargarán hasta septiembre, divulgan nuevos conocimientos sobre la historia de Sant Benet en una visita llena de recursos sugestivos. La propuesta incluye una cena al aire libre con recetas vinculadas al monasterio, recuperadas de la época medieval y modernista

Món Sant Benet recupera la memoria gastronómica del monasterio de Sant Benet en la nueva actividad cultural de verano. Bajo el lema "Una historia de los gustos y los olores en Sant Benet", los "Capvespres a Món Sant Benet" hacen un repaso de la evolución de la comida a lo largo de los mil años de historia del monasterio.

La actividad, que se ha estrenado este miércoles por la noche con cerca de medio centenar de participantes, incluye una visita especial al monasterio y una cena al aire libre. Coincidiendo con la celebración del décimo aniversario de Món Sant Benet, la Fundación Catalunya La Pedrera, responsable del equipamiento, ha renovado el formato de la visita y, así, la actividad de este verano difunde contenidos inéditos e incluye nuevas videoinstalaciones.

Cada espacio del monasterio sirve para ir desgranando el pasado de la cocina y la comida en Sant Benet, guiados por las vivencias de la cocinera de la familia de Ramon Casas. El viaje arranca en la bodega, del siglo XIV y que, durante siglos, guardó uno de los frutos de la tierra más preciados: el vino. "El Claret de picapoll" o el "Blanco de lágrima" son algunas de las variedades que se dan a conocer para explicar la importancia de la viticultura en la comarca del Bages y como ésta llegó a ser la mayor productora de Cataluña en el siglo XVIII .

El recorrido sigue con explicaciones sobre la alimentación de los monjes benedictinos, la regla de Sant Benet, o la influencia de la cocina francesa en la burguesía a principios del siglo XX, entre otros contenidos, mientras se visitan los jardines, el claustro, el refectorio, la sala del campanario, el comedor de la casa de veraneo de la familia Casas y la iglesia.

La visita especial de verano incorpora varias videoinstalaciones sugestivas, creadas especialmente para la ocasión y que tienen como protagonista la cocinera de la familia Casas, la Rossita. Ella es la encargada de explicar los secretos que esconden las piedras milenarias del monasterio: la memoria del vino trabajado en la bodega, las comidas que elaboraban el antiguo refectorio o las celebraciones que se realizaban en el claustro, entre otros conceptos.

Y para acabar de adentrar al visitante en la historia, el contenido llega al visitante a través de los cinco sentidos. Así, a las explicaciones del guía y los recuerdos de la cocinera se suman pequeñas degustaciones durante el recorrido y olores que se podrán ir sintiendo a lo largo de la visita.

Antes de la visita, los asistentes disfrutan de una cena al aire libre, con vistas al monasterio. La cena cuenta con recetas inspiradas en el pasado medieval del monasterio, productos de los huertos cultivados por los monjes hace siglos y recetas burguesas de principios del siglo XX, entre las que habrá readaptaciones de elaboraciones del cocinero manresano Ignasi Domènech, pionero de la gastronomía catalana moderna.

A lo largo del verano y hasta el 8 de septiembre se ofrecerán un total de 16 sesiones. Serán los miércoles y viernes, durante el mes de julio, y los jueves y viernes, en agosto y septiembre.

Para participar en la actividad es indispensable reserva previa. Se puede realizar a través de la web www.monstbenet.cat o al 93 875 94 01.

Más información y reservas

Los "capvespres" a Món Sant Benet
Los "capvespres" a Món Sant Benet
Los "capvespres" a Món Sant Benet
Los "capvespres" a Món Sant Benet